Tu Ayuntamiento Servicios Municipales Gestiones y Trámites Tu Municipio

‘Ni una sola línea’, ‘Madres de luna’ y ‘Le vivre ensemble’, triunfadores en el VII Festival de Cortometrajes de Paracuellos de Jarama

lunes, 26 de noviembre de 2018
fotofamilia

El Festival de Cortometrajes de Paracuellos de Jarama cerró su séptima edición con un gran éxito de asistencia y crítica. El evento, organizado por el Ayuntamiento de Paracuellos de Jarama y CortoEspaña y con el apoyo de Pizzacuellos, hi! Real Estate y Hercesa, es ya una cita obligatoria para los amantes del cine paracuellenses, que cada año llenan el Centro Cultural en todas las sesiones del festival.

La edición de este año tuvo una especial representación en la sección ‘Rodado en Paracuellos’, en la que se presentaron tres trabajos con participación de residentes en Paracuellos de Jarama: ‘Solomillo al punto’, de Lucía Autoridades y premiados.Barriopedro, ‘Mariposas’, de Leilah Pérez y ‘Mediterráneo’, de Fernando Borlán. La gala de entrega de premios estuvo presentada por el humorista y monologuista Diego Arjona y los premios, que en general estuvieron muy repartidos, se distribuyeron de la manera siguiente:

El jurado, compuesto por los directores de cine Julián Merino, Pedro Solís y Fernando García Ruiz-Rubio, y la actriz Beatriz Webe, resolvió que el primer premio del festival debía ser ex aequo para ‘Madres de luna’, de Alicia Albares, y ‘Le vivre ensemble’, de José Luis Santos. El primero de ellos narra diversas historias que tienen como punto en común el embarazo y la falta de derechos de la mujer, en un discurso duro pero necesario en estos días. Alicia Albares recogió el galardón agradeciendo a jurado y organización y poniendo de relieve el papel de estos festivales en el panorama del cortometraje español, ya que “es muy necesario que nuestro trabajo llegue al público. Quiero agradecer al festival por darnos un espacio en el que podamos presentar los cortometrajes que con tanto esfuerzo sacamos adelante”.

‘Le vivre ensemble’, cuenta cómo en las escuelas francesas se les prepara a los niños de corta edad para hacer frente a un eventual ataque terrorista, contrastando la solemnidad de los preparativos para ese drama con la dulcificación con la que la profesora intenta abordar el tema con los alumnos más pequeños. El actor del cortometraje Carlos Kaniowsky recogió el galardón expresando una gran satisfacción, “ya que el equipo del cortometraje es fantástico y se van a poner locos de contentos cuando se lo comunique. Es un gran grupo que no ha podido venir porque son de Cantabria, pero que están haciendo las cosas muy bien ahí arriba”.

Los espectadores tuvieron la oportunidad también de elegir sus cortometrajes favoritos a través de los votos que emitieron tras las sesiones y que determinaron qué trabajos resultarían premiados. ‘Ni una sola línea’, de Víctor Díaz Somoza, consiguió el primer premio del público con una alocada comedia en la que dos ancianas Jurado jovenplanean robar un bingo, ante las distintas situaciones injustas que han acontecido a lo largo de sus vidas. El segundo premio del público fue para ‘Tomasito’, de Ignacio F. Rodó y Sergio Arróspide, un cortometraje que refleja, también en clave de comedia, un despido improcedente en una empresa.

El jurado joven, compuesto por once miembros menores de 35 años residentes en Paracuellos de Jarama, otorgó su galardón al mejor cortometraje a ‘Madre’, de Rodrigo Sorogoyen, multipremiado trabajo que narra, en un único plano secuencia, la angustia de una madre en una conversación telefónica con su hijo, el cual parece extraviado en una playa de Francia. Marta Nieto y Blanca Apilánez, actrices que dan vida a la madre y a la abuela del niño respectivamente, fueron galardonadas también con el premio ex aequo a mejor actrices del festival por sus descomunales interpretaciones que mantienen en vilo al espectador durante todo el metraje del corto.

Carlos Kaniowky y Alicia Albares.El premio al mejor actor fue para Carlos Kaniowsky por su papel en ‘Adivina’, en el que interpreta a un padre distanciado de su hija que acude a una pitonisa para averiguar si va a poder retomar el contacto con ella en el futuro. Un trabajo de una gran técnica y cuidada factura estética que aborda con ternura las relaciones entre padres e hijos y también con un toque de humor. El propio Kaniowsky recogió el premio diciendo que “fue muy grato poder dar vida a este personaje y a todo sus matices. Es una alegría inmensa que mi trabajo sea reconocido por el jurado, aunque este premio en realidad es para todos los integrantes que hicieron posible que este cortometraje saliera adelante”.

El festival cerró así su séptima edición tras cuatro intensas jornadas en las que el público abarrotó el Centro Cultural de Paracuellos de Jarama, y con la mente puesta seguir haciendo más grande el festival en la octava edición, correspondiente a noviembre de 2019.